24/4/17

La venta de vivienda impulsa un 9,3% el negocio de la tasación


El año 2016 fue el mejor para el negocio inmobiliario desde que estalló la burbuja en 2008 y, como es lógico, eso tuvo su traslación a la actividad tasadora. De esta forma, la facturación de las 23 sociedades de tasación adscritas a la Asociación Española de Análisis de Valor(AEV), que representan al 90% de la actividad, ascendió a 242 millones de euros, lo que representa un 9,3% más que el ejercicio anterior.

Con estos datos, el sector cerró el tercer año consecutivo de crecimientos en el número de operaciones y facturación, impulsado sobre todo por el incremento de las compraventas de vivienda. Además, esto consolida la mejora de la situación financiera de las sociedades de tasación y las cifras de empleo de esta actividad. Y es que no conviene olvidar que durante la pasada crisis el sector redujo el número de entidades y tuvo que acometer una profunda transformación para cumplir con la nueva regulación elaborada por el Banco de España. El supervisor ha establecido nuevas normas de funcionamiento para garantizar mayor transparencia en la valoración de inmuebles, así como la total desvinculación de las sociedades de tasación de la banca.

Tal y como informaron fuentes de la AEV, en 2016 se registraron 1.058.000 tasaciones completas de bienes inmuebles, lo que supone un aumento del 21% sobre el año anterior, que además alcanzaron un importe tasado de 346.700 millones. ¿Qué es una valoración completa? Incluye las operaciones con finalidad hipotecaria, las realizadas sin visita al interior, las realizadas por metodologías diferentes a las de la orden ECO y, finalmente, las que se realizan para dar cobertura de las provisiones técnicas de las aseguradoras, determinación del patrimonio de las instituciones de inversión colectiva inmobiliarias, patrimonio inmobiliario de los fondos de pensiones, y para el reglamento de planes y fondos de pensiones.

De hecho, de ese total de valoraciones, prácticamente la mitad, el 49,4%, (un total de 522.700) se emitió con finalidad de garantía hipotecaria, lo que representa un 11% más que las destinadas a este objeto en 2015. Y es que una tasación inmobiliaria no tiene por qué llevar asociada únicamente la suscripción de un crédito hipotecario. Son muchas las empresas, por ejemplo, que periódicamente encargan realizar tasaciones para conocer el valor actualizado de sus bienes inmuebles.

Además, las 23 empresas que integran la AEV gestionaron el pasado año otros cinco millones de valoraciones estadísticas y de otra naturaleza, por un importe tasado de 782.500 millones, un 6% más que doce meses antes. Se trata, entre otras, de actualizaciones de un valor de tasación (de los valores de un conjunto masivo de inmuebles) previo que se realizan mediante modelos estadísticos. También, se incluyen las operaciones realizadas por internet o estimaciones online.

EL SECTOR DA LA CRISIS POR SUPERADA

El secretario de la AEV, Lee Mays, explicó hoy que “este tercer año consecutivo de datos favorables es una muestra clara de que el sector inmobiliario en su conjunto avanza en positivo, y de que el punto de inflexión de la actividad de la tasación en España ya se ha superado. Además, queda claro el buen hacer, la flexibilidad y la capacidad de adaptación de las 23 sociedades de tasación que representamos”. 
Los datos de facturación y crecimiento de la actividad reflejan, asimismo, que todas las entidades lograron mejorar sus resultados el año pasado, especialmente las medianas y pequeñas. Destacan, entre otros, los incrementos de Ibertasa (18% tras representar el 8% de la facturación total), Krata, que creció el 20,4% con una cifra de negocio del 4% del sector; Eurovaloraciones (35,6%) o Aesval (120,8%).

Fuente: http://www.cincodias.com/
 
Vuelos Baratos