7/2/17

El alquiler de locales por marcas de lujo en las calles más exclusivas cae un 60%


El sector del lujo,que en los últimos ocho años ha protagonizado un fuerte crecimiento a nivel mundial, se apaga y eso se empieza a notar en las principales calles comerciales de Madrid y Barcelona. El pasado año el número de alquileres en los ejes más exclusivos de España por parte de las marcas de lujo ha caído en torno a un 60%, con lo que se vuelve a un volumen de operaciones similar al de los ejercicios 2011 y 2012. “El lujo atraviesa hoy una nueva fase de su desarrollo, siendo probable una bajada de la demanda a lo largo del 2017 y 2018". Es una de las conclusiones del informe Marketbeat Retail España, elaborado por Cushman & Wakefield, compañía de servicios inmobiliarios.

El lujo se contuvo durante 2016 por la caída de economías emergentes como Rusia, cuya clases más acomodados son consumidoras asiduas del este tipo de productos; los cambios económicos y fiscales en China (que representa el 33% del mercado de lujo) con un aumento muy significativo de los impuestos sobre productos importados; y el aumento del terrorismo, que impactó negativamente el turismo.

“Es previsible una bajada de la demanda de espacio comercial a lo largo del 2017 y 2018. Las grandes casas de lujo mundial adoptarán una postura mucho más selectiva que en el pasado. Aunque se mantendrán muy enfocadas en aumentar su cuota de mercado, podrán implementar estrategias de reducción de costes con impacto en el inmobiliario. La táctica del sector de lujo se concentrará en apostar por la calidad de sus locales más estratégicos, introduciendo componentes de innovación y valoración de la atención al cliente”, señala Robert Travers, Head of Retail High Street España de la firma.

En 2016 fueron varias las capitales europeas que también asistieron a bajadas significativas en la demanda por parte de los operadores de lujo. La demanda en Bond Street y Sloane Street en Londres cayó cerca de 40%, en las calles francesas la caída se cifró en el 35%.

Sin embargo, el sector de lujo no es el único demandante de locales comerciales y la actividad de operadores premium y mass market compensará parcialmente la caída en la demanda de lujo. Los operadores premium están demostrando potencial para crecer. El momento de impasse que está viviendo la industria del lujo, la recuperación de la economía y el crecimiento de la clase media, les proporcionó un aumento de su base de clientes. La población de clase media, tras años de austeridad, puede hoy recuperar parte de sus hábitos de consumo y se suma también al grupo de clientes de los productos premium. Al alargarse su base de clientes, las necesidades de expansión de estas marcas fueron reforzadas y sus estrategias de crecimiento son ya una realidad, aunque en el 2017 se espera una actitud más cauta que en el pasado.


Los operadores mass market mantendrán su ya largo recorrido en el mercado español. La recuperación económica y la democratización de la moda les confiere un fuerte potencial de crecimiento y la tendencia más evidente es la del desarrollo de flagship stores, que antes se encontraban reservadas a rótulos más exclusivos. Ejemplos claros de esta tendencia han sido la apertura de Primark en Gran Vía en Madrid (12.400 m²) en 2015 y de Zara en Nuevos ministerios (5.000 m²). Les siguen las aperturas recientes de Pull & Bear en Hermosilla (2.200 m²), Zara en Plaça Catalunya (4.000 m²) y las próximas aperturas Mango en la calle Serrano de Madrid (4.000 m²).
La calle más cara de España

En cuanto a la oferta, Barcelona tiene la calle más caras de toda España. Portal de l’Àngel es la vía de referencia, al alcanzar las rentas más altas de todo el país (275 euros por metro cuadrado y mes) , sumando un total de 72 rótulos. Su ubicación, en el centro de la ciudad, y su carácter peatonal la convierten en una de las vías con mayor demanda a nivel nacional. En esta calle predominan los operadores de mass market, según el informe de Cushman & Wakefield.

La oferta comercial en Barcelona está muy concentrada en el centro de la ciudad. Sus principales calles de comercio son, además de Portal de l’Àngel, las de Passeig de Gràcia (245 euros), Diagonal (el tramo entre Passeig de Gràcia y Francesc Macià), Plaça Catalunya, la Parte Alta de la Rambla, Rambla Catalunya y Portaferrissa. Estas vías acumulan 846 locales comerciales, con un 2% de disponibilidad de media. A fecha de elaboración del informe Portal de l’Àngel no registraba locales disponibles.

Rambla de Catalunya tiene la oferta comercial más extensa, un total de 232 locales que representan el 36% de la oferta. Por su parte, Passeig de Gràcia es el destino por excelencia de las marcas de lujo, premium y mass markt. En los últimos meses ha destacado la Avinguda Diagonal y actualmente representa el 19% del total de locales, mayoritariamente ocupados por operadores de moda.

En Madrid, la calle Preciados sigue siendo el eje más caro de la ciudad y la segunda de España. La renta de un local en esta calle es de 255 euros por metro cuadrado al mes. Le sigue la calle Serrano (240 euros), Gran Vía, José Ortega y Gasset y Fuencarral. En la capital española el mercado de locales comerciales en calle está en uno de sus mejores momentos debido al ascenso de la economía, a la mayor confianza del consumidor y el crecimiento del turismo. El mercado en Madrid se puede dividir en dos principales zonas: el centro y el barrio de Salamanca, donde se concentran un total de 912 locales y el porcentaje de disponibilidad de locales desciende al 6%.

Las calles José Ortega y Gasset, Goya y Serrano son las principales vías del barrio de Salamanca, con 355 locales comerciales y una tasa de disponibilidad del 6,5%. Los operadores que destacan en estas calles son de lujo, premium y mass market. Las marcas más exclusivas se concentran en Ortega y Gasset (66% de marcas de lujo) y Serrano (43% de premium), siendo el sector de la moda quien domina la oferta en conjunto, con un 61% de los locales.

La zona centro de Madrid reúne en sus cuatro calles principales la mayor extensión de oferta comercial de calle de la capital, con más de 557 locales comerciales y una tasa de disponibilidad del 5,4%. Fuencarral y Gran Vía ocupan la mayoría de stock con un 80% del total y 477 locales. En todo el área, el 87% de los rótulos pertenecen a la categoría mass market.
La inversión, al alza

El informe de la consultora también analiza las cifras de inversión en el sector del retail (activos comerciales) español, que vive su momento más dulce. En 2016 se cerraron en España 45 operaciones de inversión en retail, que sumaron más de 4.300 millones de euros y suponen un crecimiento del 22% respecto a 2015. La inversión en España proviene principalmente de capital extranjero, en particular en el caso de los centros comerciales.

El porcentaje de capital nacional en el total de inversión ha crecido de manera significativa durante los últimos años, ha pasado del 8% en 2007 al 67% en 2016, gracias al auge de las socimis que se vieron impulsadas por los cambios regulatorios introducidos en 2013, según Oriol Barrachina, CEO de Cushman & Wakefield en España. Y ello a pesar de que las rentabilidades se han contraido y por primera vez. En las calles comerciales, las ciudades de Madrid y Barcelona registran la misma rentabilidad prime, un 3,5%, mientras que los centros y parques comerciales se situaron en un 4,25 % y un 5,50 %, respectivamente.

“2016 ha sido un año muy positivo para el sector de retail en España. Se han inaugurado muchas tiendas y locales de restauración, pero también nueva superficie en complejos comerciales por toda la geografía española”, ha explicado Barrachina.

 
Vuelos Baratos