27/1/17

¿Ante un 2017 de hipotecas caras?



Este año ha empezado fuerte en cuanto a golpes a las malas prácticas de algunos bancos y antiguas cajas de ahorro. A los 4.000 millones adicionales que tendría que hacer frente la banca si todos los clientes con cláusula suelo abusiva cobraran desde la firma de la hipoteca, habría que añadir unos 18.000 millones por la devolución de los gastos hipotecarios cargados indebidamente.

Eso sin contar con el eventual golpe que el Tribunal Supremo podría dar a la cuenta de pérdidas y ganancias bancaria si estimara como abusivo el referencial hipotecario IRPH (estamos a la espera de una sentencia al respecto en las próximas semanas). Además, otros frentes judiciales como las complejas y extremamente arriesgadas hipotecas multidivisa están empezando a hacer mella en las entidades que las comercializaron a consumidores.


La pregunta que todos nos hacemos es clara:
¿Quién acabará pagando la factura de las pérdidas bancarias?

Hay varias posibilidades: que asuman íntegramente la factura los bancos (básicamente sus accionistas), que la acaben pagando todos los contribuyentes (como ocurre con el rescate bancario de más de 60.000 millones) o bien que los bancos trasladen los costes de la conflictividad judicial y extrajudicial a sus clientes, vía comisiones y productos más caros. Si los pagadores principales de todo el desaguisado fueran los clientes, 2017 sería el año de las hipotecas más caras. ¿Será así?

No tenemos la clave del futuro, pero podemos hacer algunas predicciones basadas en la experiencia que iAhorro.com acumula tras años de analizar y comparar productos bancarios.
Hipotecas fijas más caras

Ya hay bancos como Bankinter, BBVA y Banco Sabadell que han empezado el año encareciendo sus hipotecas a tipo fijo. Los intereses TAE de las mejores hipotecas a tipo fijo ya no bajan del 3%, siendo la tónica previsible que se vayan acercando al 4% TAE. Un encarecimiento de un punto fruto no tanto de los problemas judiciales como las cláusulas suelo, sino más bien del nuevo escenario económico que el nuevo presidente de EE.UU. quiere estrenar: el de aumento de los tipos de interés.

2016 habrá sido el año en que se pudieron contratar las hipotecas a tipo fijo más baratas de la historia. El nuevo año nos depara menos alegrías en este tipo de préstamos hipotecarios.
Hipotecas a tipo variable similares, pero más caras

La bandera del euríbor + 0,99% que porta ING Direct no parece que vaya a izarse a media asta. BBVA o Liberbank también son portadores de este tipo nominal en sus mejores préstamos variables. Que no se vayan a encarecer los tipos nominales de los préstamos a tipo variable no significa, necesariamente, que las hipotecas no vayan a ser más caras. Los tipos TAE pueden subir por efecto de mayores comisiones y productos vinculados al préstamo.

La clave está en los productos vinculados que los bancos siguen condicionando a la firma de una hipoteca: esencialmente los seguros más caros que la misma póliza contratada directamente con la aseguradora. Además, para no sufrir una penalización en el tipo de interés aplicable (los bancos ven la botella medio llena y lo llaman bonificación) podría generalizarse la necesidad de tener un gasto mínimo de tarjeta de crédito, contratar un plan de pensiones determinado u otro tipo de productos y servicios.

En cuanto a las comisiones, intentarán cobrar la de apertura. Digo intentarán, ya que el mercado financiero ha cambiado por la parte de la demanda de hipotecas:

Hace unos años el cliente apenas comparaba hipotecas, solía acabar firmando con el banco en el que tenía su nómina domiciliada, en el banco de sus padres o bien en la entidad que centralizaba su negocio como autónomo. El cliente confiaba en que “su” banco le ofreciera una buena hipoteca. La tecnología, la mayor información independiente y los abusos bancarios han cambiado este panorama: el cliente ya no confía en que el bancario de turno le recomiende lo mejor para sus intereses. Y saludablemente no contrata la primera hipoteca que se le ofrece.

Puede que la oferta de hipotecas, los bancos, quieran encarecer las hipotecas. Pero la demanda, sus clientes, tiene mucho que decir al respecto: buscar los bancos que hipotecas más competitivas ofrecen.

 
Vuelos Baratos