9/11/16

Vbare saldrá al MAB con el fin de convertirse en una de las grandes socimis


Vbare se encuentra en pleno proceso de debut en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), previsto para finales de diciembre, según asegura David Calzada, consejero delegado de la socimi. Pero no es en la única operación en la que la empresa trabaja, ya que en paralelo planea saltar al MAB buscando 60 millones de euros de capital para seguir creciendo.
“Somos la socimi de los alquileres para la clase media”, asegura Calzada. El negocio de esta sociedad cotizada de inversión inmobiliaria es sencillo, adquirir una gran cartera de viviendas destinadas al alquiler. Actualmente ya han comprado 166 pisos con un coste que supera los 14 millones de euros.

Vbare (VBA Real Estate) llega para ocupar un hueco en la oferta de vivienda de alquiler, un segmento poco explotado en el mercado inmobiliario español a diferencia de otros vecinos europeos. Por eso, piensan que hay un gran espacio para crecer en este modelo. No es la única socimi que ha entrado en esta área residencial. Por ejemplo, también han hecho la incursión Optimum, Fidere (del fondo Blackstone y centrada en vivienda protegida), Alquiler Seguro, Domo (de la gestora de cooperativas) o la futura Testa Residencial (una joint venture entre Merlin Properties –cotizada en el Ibex 35– y los bancos accionistas de Metrovacesa).

En esta socimi se marcan el objetivo de crecer rápidamente como lo han hecho en el negocio patrimonialista (oficinas, centros comerciales, logística...) las cuatro grandes socimis: Merlin, Hispania, Lar España y Axiare. “Nuestro objetivo a medio plazo es saltar al mercado continuo”, afirma Calzada. Este exdirectivo de PwC cree que deben aprovechar la caída en el precio de la vivienda porque “habrá cinco años para comprar barato”.

Vbare utiliza la figura de socimi, que cuenta con ventajas fiscales ya que no está obligada a pagar el impuesto de sociedades, a cambio de la obligatoriedad de repartir dividendos anualmente. Este tipo de compañías está atrayendo un flujo de miles de millones de inversores, fundamentalmente internacionales, en poco más de dos años.

Entre sus 35 inversores fundacionales –que desembolsaron más de 16 millones en 2015– se encuentra el banco de inversión israelí Value Base, además del empresario Fernando Acuña, experto en gestión hipotecaria y de pisos procedentes de la banca. Para la búsqueda de futuros accionistas que acudan a la ampliación, Calzada asegura que están en conversaciones con inversores internacionales de distintos países, interesados en participar en el boom de las socimis y en la recuperación del mercado de la vivienda. La intención de la compañía es multiplicar por cinco la inversión en el próximo año, alcanzado el entorno de los 100 millones.

Sus pisos se encuentran todos en Madrid aunque la siguiente ciudad que quieren abordar es Málaga. Su media de gasto por cada vivienda es de 79.000 euros, con un 33% de descuento respecto al coste original. Este directivo explica que cuentan con ventajas para negociar: “Sabemos lo que cuestan las cosas, tenemos acceso a registradores y buscamos viviendas con problemas, en las que haya que invertir”. De hecho, todas se reforman –una media de 2.700 euros de gasto– y se equipan las cocinas, dejando el piso listo para el inquilino, que paga entre 550 y 600 euros de alquiler.

 
Vuelos Baratos