27/10/16

Lone Star sacará a Bolsa la antigua promotora de Kutxabank en 2017



La reactivación del sector inmobiliario en España tiene a una futura estrella bursátil: Neinor Homes, la antigua promotora de Kutxabank adquirida en mayo del año pasado por el fondo de capital riesgo estadounidense Lone Star. El objetivo es sacarla a Bolsa en 2017 con unas valoraciones preliminares en el entorno de los 2.000 millones. 

Neinor Homes pertenecía a Kutxabank hasta mayo de 2015, aunque el acuerdo de venta a Lone Star se firmó en diciembre de 2014. El fondo estadounidense de capital riesgo se quedó con la compañía que agrupaba el ladrillo de las antiguas cajas vascas, creada en diciembre de 2012 como banco malo, al amparo del real decreto sobre saneamiento y venta de activos inmobiliarios del sector financiero

Esa sociedad se traspasó al private equity estadounidense por un precio de 930 millones, pero el objetivo de Lone Star no era liquidar las promociones y el suelo con el que ya contaba la promotora de la entidad y embolsarse las correspondientes plusvalías. Juan Velayos, consejero delegado de Neinor Homes, anunció nada más desembarcar en la compañía –después de haber pasado por Renta Corporación, de la que salió en 2011, y por PwC–, que la misión era invertir en suelo y construir promociones.

Fuentes financieras señalan que la compañía está negociando ya la contratación de los bancos de inversión que la llevarán a Bolsa, previsiblemente en 2017. Las tasaciones preliminares, a la espera de tener las cuentas de 2016 y de la evolución del mercado inmobiliario, rondan los 2.000 millones. Supondría valorar la empresa más de un 100% por encima del precio al que compró Lone Star.

132 
millones de euros de bases imponibles negativas tenía Neinor a cierre de 2015. Son créditos fiscales para cuando logre beneficios.

135
personas formaban la plantilla de Neinor Homes a cierre del año pasado.

500
millones de facturó la compañía en los seis primeros meses del año, lo que supone triplicar el importe del mismo periodo de 2015.

“La compañía fue diseñada desde el primer día para salir a Bolsa. Es nuestro paso natural”, explican fuentes de la empresa. “Estamos valorando con bancos de inversión la posibilidad de una salida a Bolsa en 2017, pero la decisión aún no está tomada. Lo haremos si vemos que es un momento óptimo en el mercado”, añaden estas fuentes.

Será el primer debut de una promotora pura y dura en el parqué español, pues los únicos estrenos del sector han sido socimis (Lar, Hispania, Axiare o Merlin, entre las que cotizan en la Bolsa); 25 de ellas han salido al Mercado Alternativo Bursátil (MAB). Neinor sería una rareza, pues se aleja del modelo de negocio patrimonialista centrado en ingresos que proceden del alquiler y del mercado de oficinas. En Neinor las ventas se lograrán de promociones residenciales.

La última inmobiliaria en debutar en Bolsa, que además contaba con una fuerte pata de negocio patrimonialista, fue Realia el 6 de junio de 2007. Desde el precio de la colocación la firma controlada por Carlos Slim se ha hundido un 86%.

Velayos diseñó un plan de inversión de 1.000 millones en suelo. En 2015, cerró con unas ventas de 340 millones y un beneficio bruto de explotación (ebitda) de 25. Sin embargo, las últimas cuentas depositadas en el registro mercantil se dividen en dos ejercicios, uno de enero a junio del año pasado con unas pérdidas de 70,9 millones y otro de julio a diciembre con un quebranto de 11,2.

La compañía dispone de un acuerdo para la administración y gestión de activos de Kutxabank por una duración de siete años y prorrogable de forma anual, que le garantiza unos ingresos anuales recurrentes. En las cuentas depositadas en el registro mercantil, señala que en virtud de ese contrato ingresó en el segundo semestre del año pasado 14,4 millones de euros.

A cierre del pasado ejercicio, la deuda de Neinor Homes ascendía a 162 millones de euros con la mayor parte de los vencimientos en el presente ejercicio. Si bien, la empresa anunció el pasado junio una operación de financiación por 325 millones de euros y una vida media de alrededor de tres años firmada con Kutxabank, Sabadell, Santander, Bankinter y CaixaBank.

Entonces, la compañía estimó que cerraría el primer semestre del año con suelo edificable valorado en 900 millones de euros, equivalente a 900.000 metros cuadrados, donde construir unas 8.500 viviendas. La compañía asegura en una reciente nota que tiene 32 promociones en comercialización que suman casi 2.000 viviendas, a las que se añadirán entre 10 y 12 más en lo que resta de año. En términos económicos, ha triplicado sus ventas en el primer semestre del año, al superar los 500 millones de euros.


El sector inmobiliario da pasos seguros hacia la consolidación

Tras unos años de difícil digestión del estallido de la burbuja inmobiliaria, en lo que va de año la inversión inmobiliaria ha vuelto a protagonizar algunas de las operaciones corporativas más relevantes del año en España.

Este ejercicio se cerrará como el de Merlin. La socimi dirigida por Ismael Clemente se ha convertido en la mayor inmobiliaria cotizada de España tras adquirir Testa a Sacyr por 1.796 millones y sellar su fusión con Metrovacesa. Unas transacciones con las que ha creado un grupo con activos superiores a los 9.000 millones que cotiza en el Ibex 35 con una capitalización superior a los 3.300 millones.

El sector de las socimis ha tenido un comportamiento al alza durante los dos últimos años, con ejemplos como Lar España, Hispania o Axiare, impulsados por la llegada de liquidez de fondos atraídos por las oportunidades de inversión en España y el reclamo del reparto de al menos el 80% de su beneficio entre sus accionistas.

El buen momento de las socimi queda patente en el MAB, que cuenta ya con 25 de estos vehículos cotizando, a los que se sumarán más de 35 nuevas el próximo año.

La división inmobiliaria de Acciona podría convertirse en actor de este proceso de consolidación después de que suspendiera su salida a Bolsa en mayo en busca de un momento más adecuado.

 
Vuelos Baratos