11/7/16

La deducción por vivienda sigue costando más de 3.000 millones al año tras su eliminación


La deducción por inversión en vivienda habitual, eliminada a partir del 1 de enero de 2013, sigue mermando la recaudación de Hacienda ya que sigue en vigor para quienes adquirieron su vivienda antes de esa fecha. 

En 2014, un total de 4,6 millones de contribuyentes aplicaron esta desgravación en su declaración de la Renta, lo que supuso una reducción de ingresos de 3.165 millones de euros para las administraciones públicas.

Los datos de la Agencia Tributaria indican que el coste fue de 1.566 millones de euros para el Estado y otros 1.599 millones de euros para las haciendas autonómicas. Las cifras indican que el coste para la administración se redujo un 8% respecto al año 2013, aunque la caída es mucho mayor si se compara con los años del boom inmobiliario. Frente a 2007, el importe de la desgravación ha bajado un 41%.

No obstante, a pesar de esta caída y de su eliminación progresiva, casi una de cada cuatro declaraciones presentadas el pasado ejercicio (con los datos del año 2014) se aplicó esta deducción. En total, los 4,6 millones de declaraciones con esta desgravación suponen el 23,8% del total.

Por tramos de renta, los que más se aplican la deducción por vivienda son las rentas entre 60.000 y 150.000 euros, ya que más del 39% de los que declararon este nivel de ingresos, se desgravaba su vivienda. Con niveles por encima del 36% están las rentas entre los 21.000 y los 60.000 euros.
Uno de cada cuatro declarantes de más de 600.000 euros se desgravó su vivienda

Además, de las 5.300 declaraciones que hubo con rentas declaradas por encima de los 600.000 euros, un total de 1.185, el 22% del total, se desgravaba el importe dedicado a pagar la hipoteca de su vivienda.

El Gobierno calcula que la deducción por vivienda seguirá perdiendo importancia, aunque este año aún supondrá 1.241 millones de euros sólo al Estado y un total de 3,9 millones de beneficiarios.

Además, una de las novedades que trajo consigo la reforma del año 2014 fue la equiparación de la fiscalidad de la vivienda alquilada y comprada, ya que el Ejecutivo decidió que ninguna de ellas tuviera deducciones. No obstante, como en el caso de la vivienda adquirida, los alquileres en vigor conservan la deducción. En la renta de 2014, la última con este beneficio fiscal en vigor, supuso un coste de 172 millones, una cifra que bajará hasta los 124,80 millones este año, según las previsiones de Hacienda.


Fuente: http://www.eleconomista.es/
 
Vuelos Baratos