14/6/17

Nadal y Matutes Jr levantarán los pisos más caros de Madrid: hasta 20.000 euros /m2


El mercado de lujo en Madrid acaba de sellar una nueva operación inmobiliaria que pondrá en el mercado los pisos de lujo más caros y exclusivos de la capital. Más aún que los que Pimco y Lar Real Estate comercializan a escasos metros del paseo de la Castellana. Los empresarios Abel Matutes Prats, hijo del exministro de Asuntos Exteriores durante el Gobierno de José María Aznar, Manuel Campos y sus socios, entre ellos el tenista Rafael Nadal, acaban de comprar un edificio frente al Tribunal Supremo que está llamado a convertirse en la comunidad de vecinos más elitista de la ciudad. Más incluso que la que se ubica en el Edificio Millenium frente a la Puerta de Alcalá.

El inmueble albergará 11 viviendas, nueve de las cuales ya están vendidas a unos precios que quitan el hipo: entre 15.000 y 20.000 euros por metro cuadrado. Hasta la fecha, el récord de precios lo ostentaba precisamente Lagasca 99, el proyecto de Pimco y Lar, donde el precio medio de venta se sitúa en torno a los 16.000 euros el metro cuadrado, y donde se encuentra la vivienda más cara jamás vendida en el centro de la capital. Un ático dúplex de 700 metros por el que se pagaron 12,5 millones de euros, o, lo que es lo mismo, la friolera de 18.000 euros el metro cuadrado. Precisamente, las dos únicas unidades aún por vender en esta nueva promoción de lujo son los dos áticos.


Imagen del edificio adquirido. (E. Sanz)



El edificio adquirido está ubicado en la calle General Castaños y fue construido a finales del siglo XIX. Cuenta con una superficie de casi 5.000 metros cuadrados distribuida en cinco plantas. Las fuentes consultadas por El Confidencial aseguran que el precio de la transacción podría rondar los 25 millones de euros.

Situado en una de las zonas más exclusivas de Madrid, en el barrio de Justicia y junto a la tranquila y blindada plaza de París, linda con el edificio que alberga el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y cuenta con unas vistas privilegiadas al Tribunal Supremo. Además, esta zona también se encuentra blindada de seguridad, ya que a escasos 50 metros se encuentra la Audiencia Nacional y a poco más de 100 están la sede el Partido Popular y la plaza de Colón, donde arranca el paseo de la Castellana.

Precisamente la seguridad es uno de los puntos fuertes de este nuevo proyecto, además de su ubicación, en pleno centro de la ciudad y en una zona muy tranquila. Pero también juega a su favor la escasez o nula presencia de obra nueva en la zona. Para que nos hagamos una idea, hace casi 70 años que no se vende un edificio residencial en esta zona.


El barrio de Justicia se ha puesto de moda en los últimos meses entre la demanda con un elevado poder adquisitivo. Según un estudio de la agencia de lujo Engel & Völkers, el perfil comprador de esta zona tan concreta de Madrid es cosmopolita, de mediana edad, que busca un 'pied-à-terre', así como parejas jóvenes con niños y extranjeros que llegan de Reino Unido, Alemania, China y Venezuela.

Además, según datos de esta agencia, Justicia es, de todos los barrios que componen el distrito Centro, el más caro con diferencia, con precios máximos que rozan los 7.800 euros el metro cuadrado para las viviendas más exclusivas y de nueva construcción, casi el doble de lo que puede llegar a pagarse en el barrio de Embajadores y casi cuatro veces más caro que las viviendas de segunda mano más baratas de la zona.

Rehabilitación integral

De corte clásico y con una fachada protegida que data de 1895, el inmueble tiene uso residencial y consta en la actualidad de 36 viviendas y 12 almacenes repartidos en cinco plantas y un sótano. Según consta en el catastro, la superficie construida del inmueble es de 4.928 metros —1.024 la parcela—. En la actualidad, el inmueble no cuenta con división horizontal y las últimas reformas se acometieron en el año 2002. Según las fuentes consultadas, los nuevos propietarios quieren rehabilitar el edificio y recuperar su encanto pasado para posicionarlo como el edificio más exclusivo de Madrid.

La transacción se ha realizado, tras un largo año de espera, a través de Mabel Real Estate, negocio en el que figuran como administradores Abel Matutes y Manuel Campos, pero en la que participan otros socios como Rafael Nadal y su familia. Además, no es su único proyecto inmobiliario. El año pasado, la sociedad adquirió un edificio en pleno centro de Madrid donde también se levantarán viviendas de alto 'standing'. El activo en cuestión se encuentra situado en la calle Monte Esquinza esquina con Alcalá Galiano, a escasos metros del paseo de la Castellana y de la plaza de Colón.

En esta aventura inmobiliaria no están, según las fuentes consultadas, ni Pau Gasol ni Enrique Iglesias, que sí comparten negocio con los empresarios y el deportista en el ámbito de la restauración bajo la marca de restaurantes Tatel. Precisamente hace dos años se inauguraba en Madrid, en el número 36 del paseo de la Castellana, el Restaurante Tatel, mientras que en marzo de este año inauguraban otro restaurante en Miami.

 
Vuelos Baratos