12/5/17

¿Puedo usar mi plaza de garaje como trastero?



Ya es oficial. Desde ayer, día en el que se pronunció el juez, Paquita es la presidenta de la comunidad. No hay consuelo. "Solo queda esperar a que el año pase pronto", se escuchó oír a varios vecinos.

Parece que los intentos por conseguir que su vecina Marga asumiera indirectamente el cargo no le han valido de nada. Pero Paquita es muy suya y ha decidido coger el toro por los cuernos y pasar a la historia como la mejor presidenta que nunca tuvo la comunidad La Colmena. Dicho y hecho.

Lo primera decisión que ha tomado es crear un despacho en su casa donde poder recibir a los vecinos "como Dios manda". "Es muy frío atenderles en la puerta o en la entrada al piso", piensa ella. Pero para hacer hueco, ha tenido que sacar un armario y cajones de la habitación habilitada como despacho.

Mariano, el ex presidente, le ha ayudado a sacar los muebles y llevarlos a la plaza de garaje de Paquita. No hay hueco posible en el trastero. Desde hace días, allí descansan sus viejos trastos: un armario, una mesilla de noche con su lámpara y varios cajones con incluso ropa en su interior. Tampoco faltan las naftalinas.

Paquita ya no conduce y, por lo tanto, aunque la plaza la compró aneja al piso, no la utiliza ni la alquila. Por eso pensó que dejar allí momentáneamente los muebles no iba a molestar a nadie. Pero se equivocó.

El garaje volvió a ser motivo de discordia. El primer vecino en poner la voz de alarma fue Pablo. Su plaza es contigua a la de Paquita y aunque el armario y la mesilla están depositados dentro de los límites que marcan las líneas divisorias, cada vez que saca el coche tiene que hacer maniobras.


"Acudir a la presidenta para quejarse no tiene mucho sentido porque es juez y parte", pensó Pablo, por lo que decidió llamar directamente a Gregorio, el administrador.

"¿Puede Paquita usar de trastero su plaza de garaje?", le preguntó. "Las plazas de garaje tienen como único destino el establecimiento de vehículos a motor, por lo que está prohibido el depósito de muebles u otros objetos como ruedas", respondió el administrador. "De hecho", continúo, "en caso de incendio originado en la plaza y la causa fuera la colocación de enseres, se le podría reclamar a Paquita los daños y perjuicios ocasionados, siempre y cuando el seguro no lo cubra".

Paquita tuvo que hacer de nuevo la mudanza. Esta vez la casa de Marga fue el destino elegido.

 
Vuelos Baratos