25/1/17

La banca cubre la mitad del riesgo total que encara por cláusulas suelo


Las seis principales entidades que comercializaron hipotecas con cláusulas suelo asumen que el nuevo canal de negociación extrajudicial impulsado por el Gobierno no aumentará la cuantía a devolver a sus clientes por la aplicación de condiciones opacas.
Aunque devolver todo podría costarles 4.000 millones, estas entidades apenas provisionan la mitad.

El sábado entró en vigor el decreto ley, aprobado el viernes por el Gobierno tras lograr el apoyo de PSOE o Ciudadanos, que regula una vía de negociación extrajudicial para que los afectados por cláusulas suelo opacas reclamen su dinero a la banca sin ir a juicio.

Las entidades tienen desde ayer la obligación de sentarse a dialogar con los particulares que lo reclamen y de darles una respuesta en un plazo de tres meses (a contar desde el 23 de febrero) aunque serán ellas las que decidan en qué casos, y en qué cuantías, devuelven el dinero. De hecho, el sector no cree que el decreto vaya a exigirles hacer devoluciones más elevadas.

Así lo expusieron ayer las distintas entidades consultadas que, de hecho, remitieron hechos relevantes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ratificando en su mayoría las estimaciones de los pagos que tendrán que afrontar que ya hicieron tras el dictamen del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) del pasado 21 de diciembre, que obliga a devolver lo cobrado por cláusulas suelo no transparentes con retroactividad total.

Solo dos entidades modificaron sus cálculos anteriores: Popular, que de hecho rebajó el colchón que viene alimentando para hacer frente a estas reclamaciones, y CaixaBank que lo elevó, no como reacción al decreto, sino porque aún no había revisado sus cifras desde el fallo de la Corte de Luxemburgo.

En conjunto, las seis entidades (CaixaBank, BBVA, Popular, Sabadell, Bankia y Liberbank) que más cláusulas suelo incluyeron en sus hipotecas afrontan un impacto máximo de 4.001 millones de euros, cifra que se alcanzaría si tuvieran que devolver todo lo ingresado por esta vía, y han provisionado el 48%.

Dejando de lado los 490 millones de Sabadell, que no ha hecho dotaciones específicas porque defiende la validez de todas sus cláusulas pero cuenta con provisiones genéricas para afrontar las compensaciones que se le acaben exigiendo, el resto de entidades carga con un riesgo de 3.511 millones que ha provisionado al 55%, dotando 1.932 millones.

Así encaran las eventuales devoluciones pendientes en cada entidad:

Popular

Tal es la confianza del sector financiero en que la negociación extrajudicial de la devolución de las cláusulas suelo no implicará más devoluciones que ayer Banco Popular rebajó las dotaciones que había anunciado al conocerse el fallo europeo que impone la retroactividad total, alegando que ha podido descontar los acuerdos alcanzados hasta la fecha con sus clientes. Popular, que retiró sus cláusulas hace un año al recibir un varapalo del Tribunal Supremo, anunció ayer que rebaja de 334 a 229 millones la provisión que realizará por lo cobrado en base a cláusulas suelo en el periodo 2009 a 2013. Para el periodo posterior, la entidad ya había constituido una dotación de 305 millones con lo que suma una cobertura de 534 millones, más del 80%_del riesgo total que asume, según los analistas.

CaixaBank

La única entidad que ayer reaccionó elevando sus provisiones fue CaixaBank, si bien fuentes de la entidad aclararon que la dotación no se realiza por el decreto aprobado por el Gobierno sino porque aún no se había abordado el impacto de la sentencia europea a la espera de saber si el mecanismo extrajudicial repercutía en sus cálculos. Finalmente, CaixaBank anunció ayer que dotará 110 millones para afrontar las devoluciones de lo cobrado en el periodo 2009 a 2013. La entidad catalana ya había provisionado anteriormente 515 millones por el periodo 2013 a otoño de 2015, cuando retiró todas sus cláusulas suelo. La entidad cuenta con 625 millones para afrontar un riesgo máximo de 1.250 millones, es decir que lo cubre al 50%.

BBVA

El impacto máximo que sufriría BBVA si tuviera que devolver todo lo cobrado por cláusulas suelo asciende a 1.200 millones de euros, si bien la entidad anunció en diciembre que, basándose en su experiencia, provisionaría solo 404 millones, un tercio del total. Tras conocer la letra pequeña del decreto sobre negociación extrajudicial, la entidad comunicó ayer que mantiene el cálculo sin variaciones. BBVA retiró todas sus cláusulas suelo en mayo de 2013, al declararlas nulas el Supremo, y está ahora a la espera de que el Alto Tribunal clarifique cómo aplicar en su caso el fallo europeo que impone la devolución retroactiva de lo cobrado hasta entonces.

Sabadell

Banco Sabadell comunicó ayer que el impacto máximo que puede suponerle la devolución con retroactividad total es de 490 millones si bien, como defiende la validez de todas sus cláusulas, la entidad no provisionará nada hasta que el Supremo se pronuncie sobre sus condiciones hipotecarias. Si hiciera falta, Sabadell usaría sus provisiones genéricas.

Bankia

Devolver lo cobrado por cláusulas suelo puede tener un coste de 214 millones para Bankia. La entidad, que retiró todas sus cláusulas suelo en otoño de 2015, ya decidió provisionar el 100% del riesgo tras conocer la sentencia europea, anunciando que dotaría 100 millones adicionales a los 114 que ya había provisionado para el periodo 2009 a 2013.

Liberbank

Otra entidad que decidió no alterar sus provisiones ayer fue Liberbank que destacó que el decreto ley aprobado el viernes no modifica sus cálculos. La entidad, que estima un riesgo máximo de 208 millones de euros, dotó 72 millones inicialmente y 83 más el pasado diciembre, con lo que suma una provisión de 155 millones, cubriendo al 74,5% su riesgo potencial.

Unicaja

La entidad malagueña ya avanzó, tras el varapalo al sector financiero del Tribunal de Justicia de la UE, que el impacto de la retroactividad total le supondría un coste de 150 millones d e euros adicionales a una cuantía ya provisionada que Unicaja se niega a detallar.


Primeras reclamaciones en unas oficinas sin marco de actuación

El real decreto que entró en vigor el sábado da un mes de margen a la banca para articular un sistema de atención a los clientes que reclamen el dinero que les cobraron por cláusulas suelo. La norma, sin embargo, permitía a los particulares comenzar a reclamar desde ayer mismo. Se abre por tanto un mes de provisionalidad en que las sucursales de la banca deben estar preparadas para atender las reclamaciones aunque las entidades no tengan listo un sistema de atención a las solicitudes. Diversas entidades consultadas aseguraron ayer que, aunque recibieron a los primeros interesados en reclamar, no sufrieron una especial afluencia de afectados o, al menos, no superior a la que ya vienen atendiendo en los últimos meses. De momento, la mayoría de oficinas opta por tomar los datos de los clientes interesados en reclamar, explicarles la situación y los plazos confiando en que se avengan a esperar a que el sistema de reclamaciones esté en marcha para hacer oficial su reclamación. Quienes insistan, en todo caso, están en su derecho de solicitar su dinero inmediatamente. “Pedimos a las entidades que den instrucciones bien claras a sus plantillas porque se nos viene encima otro aluvión de reclamaciones”, reivindica Joan Sierra, nuevo responsable del sector financiero en CC OO, subrayando su preocupación por la carga de trabajo que ya soportan los empleados del ramo y por el hecho de que siempre acaben dando la cara por los productos indebidamente comercializados.

 
Vuelos Baratos