18/10/16

Popular ultima la recompra de Aliseda, clave para su ‘banco malo’

Banco Popular tiene previsto cerrar en las próximas semanas la recompra del 51% del capital de la inmobiliaria Aliseda para que le sirva de plataforma para la venta de sus activos vinculados al ladrillo que traspasará al ‘banco malo’ que creará antes del cierre del año. La plataforma ampliará, a su vez, su actividad para que gestione también las hipotecas incluidas en este nuevo vehículo inmobiliario. Popular vendió en diciembre de 2013 a los fondos Värde Partners y Kennedy Wilson la mayoría de esta inmobiliaria por 815 millones, que ahora recomprará por menos.

Popular prevé cerrar el diseño y contar con las pertinentes autorizaciones para constituir un vehículo que le permita desconsolidar de su balance sus activos inmobiliarios, que tanto han lastrado su cuenta de resultados. De momento, ha presentado el proyecto, denominado Sunrise, a la CNMV, ya que la nueva sociedad, que estará totalmente desvinculada del banco cotizará previsiblemente en Bolsa, y de forma más informal al Banco de España. El objetivo es cotizar en el primer trimestre de 2017 pese a las dificultades del mercado.

Por ello, la entidad ha optado por salir a Bolsa a través de un listing, fórmula por la que se colocan las acciones en el parqué para darles liquidez, sin lanzar acciones nuevas con las que captar capital. De esta forma, se evita una ampliación de capital y es la opción más asequible, explican fuentes de una firma de inversión, quienes añaden que, de esta forma, se podrá dar entrada a inversores institucionales en el capital.

Los accionistas actuales de Popular recibirán acciones de este nuevo banco malo (ya que es parte ahora del balance de la entidad, que podrán vender en el mercado en un periodo aún por cerrar), similar a Sareb, pero con inmuebles solo de Popular. El banco traspasará activos por 6.000 millones de euros, entre los que se incluyen los que gestiona la plataforma (lo que se denomina servicer) Aliseda. Sin esta compra, la creación y salida a Bolsa de su nuevo banco malo quedará totalmente deslucido ya que el banco tendría que buscar otras alternativas como canal para vender su cartera de activos inmobiliarios, lo que supondría un mayor coste al tener que pagar más comisiones a un tercero.

Para llevar a cabo la operación de desconsolidación, Popular creará, una sociedad cabecera que cotizará, una firma intermedia, denominada Sunrise, que integrará los activos inmobiliarios que se endeudará con terceros ajenos a la sociedad cotizada mediante la emisión de deuda sénior y deuda subordinara. Y otra sociedad, que será la plataforma Aliseda.

Popular vendió en diciembre de 2013 a los fondos Värde Partners (actual gestor de Aliseda) y Kennedy Wilson el 51% de esta plataforma por 815 millones de euros, una operación que le generó entonces unas plusvalías aproximadas de 710 millones, según anunció entonces Popular, que se quedó con el 49% restante. Pero ahora el banco que preside Ángel Ron necesita recomprar esta participación mayoritaria, ya que sino tendría que suscribir acuerdos de venta con terceros, lo que sería más costoso, ya que debería pagar comisiones. Además, puede aprovechar la recompra para que esta plataforma gestione las hipotecas de la nueva sociedad, lo que le puede dar más valor.

Las conversaciones con Värde Partners y Kennedy Wilson se iniciaron en primavera, poco después de que Popular anunciara su ampliación de capital por 2.500 millones de euros y la segregación de su negocio bancario del inmobiliario. Desde entonces, el precio a pagar por la entidad bancaria para recomprar esta participación del 51% en Aliseda ha sido el punto de desencuentro entre ambas partes. Ahora, sin embargo, parece que se ha llegado a un acuerdo, aunque todavía sin cerrar, por el cual, Popular adquirirá este 51% de la plataforma inmobiliaria por un precio menor, ya que se ha descontado el dividendo y los mayores ingresos por comisiones que han recibido estos fondos por la gestión de los activos inmobiliarios del banco, coincidiendo con la mejora del negocio en España.

Según el plan estratégico de Popular 2016/2018, el banco tiene previsto desprenderse de 15.000 millones de euros de activos inmobiliarios (suelo, vivienda, plazas de garaje, oficinas...).

Para la nueva sociedad el banco ha escogido activos que tienen una fase de maduración avanzada y para los que bajo una gestión independiente y especializada mejorarán su valor.

Fuente: http://www.cincodias.com/
 
Vuelos Baratos