25/10/16

Cómo independizarse y llegar a fin de mes


¿Cuántos de tus amigos veinteañeros viven con sus padres? Según los últimos datos de Eurostar, agencia europea de estadísticas y sondeos, el 70% de los españoles entre 20 y 29 años viven en la casa paterna. La mayoría de los jóvenes, incluso tu mismo puede que estéis en esta situación.

La comodidad es un factor que muchos valoran para alargar esta situación. Vivir en una casa organizada, donde se cocina o la limpieza está planificada es un motivo de peso para muchos. Sin embargo, la falta de solvencia económica es lo que frena la salida del nido para otros, quizás para la mayoría.

Calcular que puedes afrontar los gastos de llevar tu propia casa, ya sea solo, con amigos o pareja, es el primer paso para tomar la decisión. No hay milagros que te permitan hacerlo, sin ingresos ni ahorros, es insostenible. Si estás dudando, te interesa tener en cuenta varios puntos antes de decidir.

1- Planifícate: ármate de dosis de realidad. Ser realista con tu situación económica te ahorrará disgustos.

Haz una lista con los gastos fijos que estimas. En algunos puntos podrás ser más concreto y en otros casos tendrás que hacer una estimación o media. Si es así mejor hacerlo a la alza para evitar sorpresas negativas. Algunos de los gastos que tendrás que incluir son la hipoteca o alquiler, la factura eléctrica, del agua, impuestos, los gastos de transporte, contemplar una partida para ropa y otra para alimentos.

Haz una lista con los gastos variables. Puedes incluir una estimación del ocio, una partida para reparaciones o las vacaciones. Se trata de saber cuánto te gastarás en actividades o adquisiciones de las que puedes prescindir.

La hora de la verdad llega al contrastar estos gastos con los ingresos. Los gastos fijos no deberían superar en 50% o 60% de los ingresos para tener una economía lo suficientemente saneada.

2- Productos bancarios: hay ciertos productos bancarios como cuentas o tarjetas que son básicos para la vida diaria.

Si ya los tienes revisa qué comisiones te están cobrando. Puede que encuentres productos sin comisiones que cumplan las mismas funciones. No es que tenga truco pero hay entidades, por ejemplo, las que operan online que al tener menos costes se pueden permitir este tipo de beneficios para sus clientes. ING Direct, Imagin Bank o algunas entidades tradicionales que ofrecen productos enfocados al online como la cuenta online de BBVA.

Si estás buscando algún producto financiero básico haz un buen repaso de lo que ofrece el mercado porque hay alguno que te puede beneficiar por partida doble en tu nueva aventura. Por ejemplo, hay ciertas cuentas que te ofrecen descuentos en tus facturas. La cuenta 123 de Banco Santander te ofrece hasta un 3% de bonificación en las cuentas que domicilies. Te pedirán condiciones pero haz números y comprueba si te compensa.

3- Empadronarse: la ley no te obliga a empadronarte en tu vivienda habitual aunque es más cómodo para ciertos trámites y puede ahorrarte un dinerillo en ocasiones. Si vas a vivir de alquiler háblalo con tu casero para pedir permiso.

Estar empadronado en tu zona es un requisito para solicitar la tarjeta de aparcamiento regulado de tu área

Las ayudas o beneficios que ofrece el estado por estar viviendo en cierta ubicación se justifican con más rapidez presentando el padrón. Por ejemplo, si te cambias de comunidad para trabajar y quieres obtener las ventajas fiscales correspondientes en tu declaración de la renta. Si no quieres pagar una plaza de garaje y quieres sacarte la tarjeta de residente para aparcar en la calle necesitarás estar empadronado.

El cambio de padrón sí puede afectar a la hora de votar si hay elecciones pronto. Anticípate y si quieres votar en las próximas elecciones hazlo con unos seis meses de antelación.

4- Facturas: se llevarán un buen pellizco del dinero destinado a la casa.

La electricidad será una de las facturas más elevadas pero se trata de un suministro imprescindible. Hay dos gastos principales en esta factura, impuestos a parte, el gasto fijo por el tramo de potencia contratada y el consumo mensual. El gasto fijo corresponde a la energía de la que podemos disponer, se calcula en función de las funciones eléctricas que tengamos en casa. Ojo con tener contratado el correcto, si nos pasamos estaremos pagando dinero innecesariamente.

Las viviendas tienen contadores eléctricos y del agua. Los contadores inteligentes enviarán los datos del consumo automáticamente, si no lo son un técnico de la compañía correspondiente pasará a revisarlo periódicamente. Asegúrate de que lo hace porque sino estarás acumulando una deuda que pueden cargarte en cualquier momento.

Los hábitos también son importantes a la hora de reducir facturas. Levantar persianas en vez de encender las luces, bajar contadores durante las vacaciones o usar temporizadores son algunos.

5- La compra: llenar la nevera puede suponer un despilfarro de dinero si no lo planificamos de un modo adecuado.

La disciplina es importante a la hora de ahorrar. Reducir el número de veces que se hace la compra al mes es garantizar el ahorro. Organízate y vete al supermercado con una lista cerrada. Una buena opción sería hacer la compra de productos no perecederos una vez al mes y la de productos perecederos una vez a la semana. El objetivo es evitar más visitas al supermercado de las necesarias.

Aprovechar las ofertas o saber qué supermercados ofertan mejor calidad/precio lo irás percibiendo con la experiencia. Según el informe de la OCU el supermercado más barato para hacer la compra es el Alcampo de Vigo pero no creo que le salga a cuenta a todo el mundo ir hasta Galicia para hacer la compra

AHORRAR ES EL ÚLTIMO PELDAÑO PARA INDEPENDIZARSE

El gran cambio que supone empezar a ser independiente se hará menos costoso si eres previsor. Anticípate a los problemillas que puedan ir surgiendo ahorrando. Ahora dirás que ya bastante tienes con ir cubriendo gastos, y lo entendemos pero también queremos que lo tengas en cuenta.

Hay varios métodos para hacerlo. Una transferencia mensual al recibir la nómina, hazlo a una cuenta que no utilices y mejor si no tiene tarjetas asociadas ni posibilidades de consultar el salario online. El método de la hucha sigue funcionando, hay un reto que consiste en meter tantos euros como semana del año toque. A principios de enero no te costará ir metiendo uno o dos euros y a finales tendrás que ser más espléndido hasta los 52 euros.

 
Vuelos Baratos