26/7/16

¿Qué es más rentable, comprar o alquilar la casa de vacaciones?



Si usted es de aquellas personas que ha encontrado un lugar idílico al que quiere escapar cada vez que llega el verano, seguramente se haya preguntado si es más rentable seguir alquilando la casa en la playa o la montaña que tanto le gusta o bien comprar ésa u otra cercana en la misma localidad.

Los cálculos efectuados por CincoDías con datos facilitados por los portales inmobiliarios Idealista yRentalia demuestran que, en promedio, es un 65,5% más caro adquirir en propiedad una casa de vacaciones que alquilar esa vivienda en la misma localidad durante el mes de agosto.

Para el estudio, se han tomado como ejemplo los precios de los alquileres vacacionales y el coste de comprar una vivienda tipo (de dos dormitorios y 70 metros cuadrados de superficie) en cuatro localidades de la costa mediterránea, representativas de donde se concentra el mayor parque de segundas residencias: Benalmádena (Málaga), Benidorm (Alicante), Sitges (Barcelona) y La Manga (Murcia).

Para calcular lo que cuesta alquilar una casa para cuatro personas en agosto en esos cuatro municipios se han tomado como referencia los precios del portal especializado en alquiler de vacaciones Rentalia. Así, disponer de una vivienda en Benalmádena el mes de agosto para una familia o un grupo de cuatro personas cuesta un promedio de 3.348 euros. El precio baja a 2.868 euros si se trata de un piso de las mismas características en la localidad alicantina de Benidorm, se dispara a los 4.656 euros de media en Sitges y se sitúa en 2.268 euros en La Manga. Obviamente en estos precios siempre están incluidos los suministros que se consuman durante la estancia.

De esta manera, si no se produce ningún accidente que provoque desperfectos en la casa y, tal y como suelen establecer los contratos de arrendamiento vacacionales, el coste de disfrutar esas casas un mes completo terminaría ahí.

Como es lógico, no ocurre lo mismo cuando se opta por adquirir el inmueble. Al precio del metro cuadrado en las mismas localidades se le ha sumado el coste de los impuestos. En éstos hay que incluir el IVA si se trata de una vivienda de nueva construcción, que estaría gravada al tipo reducido del 10%, o elimpuesto de transmisiones patrimoniales (ITP), cuyo tipo medio es del 8%, el impuesto de actos jurídicos documentados si se adquiere la casa mediante hipoteca más los costes o aranceleres de notarios y registradores.

Por ello, al precio resultante se le ha añadido un 10% de media de coste fiscal y 1.800 euros que, según laOrganización de Consumidores y Usuarios (OCU) es el coste de comunidad promedio que suele acarrear tener una casa de vacaciones. No se ha tenido en cuenta el coste del seguro, que los expertos recomiendan contratar, ni el de los suministros (agua, electricidad y gas, fundamentalmente) debido a la complejidad de establecer medias en estos casos. Además, disponer de otra casa tributa en el IRPF. El total resultante se ha dividido o prorrateado en 30 años.

Hechos los números, el resultado es que en Benalmádena comprar una casa como la que alquilaría la misma familia costaría 4.452 euros cada año, un 32,9% más que su alquiler. En Benidorm el coste de comprar asciende a 4.622 euros, un 61,1% más; en Sitges es más del doble comprar que arrendar, ya que adquirir una casa tipo allí supone un desembolso anual de 9.592 euros y en La Manga la diferencia se modera al 62,2% por los 3.680 euros que representa tener la casa en propiedad frente a alquilarla.

Esto es lo que dicen las cifras, pero tal y como señala Luis Corral, consejero delegado de Foro Consultores, existen otros factores que conviene valorar antes de tomar una decisión. La vivienda en propiedad permite disfrutar de ella a lo largo de todo el año, alquilarla cuando no se utilice, así como obtener plusvalías en el momento en el que se venda, si el mercado se encuentra en un ciclo alcista.

El 36,2% de los hogares dispone de otro piso

La querencia de los españoles por el ladrillo es de las más altas de Europa. Más del 75% de las familias reside en una casa de su propiedad. Además, el 36,2% de los hogares, uno de cada tres, dispone de una segunda residencia, según datos del BCE. 
Los expertos vinculan esta cifra con la tradición, bastante extendida, de comprar la segunda vivienda pensando en la jubilación. “Para alguien con esa idea, puede ser una buena opción adquirir una segunda residencia, a ser posible en un momento con precios bajos”, explica Luis Corral, de Foro Consultores. Además, siempre queda la opción de alquilarla mientras no se utilice. Para las localidades del estudio, Idealista calcula un grado de ocupación del 30% y precios de alquiler fuera del verano entre un 19% y un 35% más baratos.

Fuente: http://www.cincodias.com/
 
Vuelos Baratos