14/7/16

Los impuestos ligados al ladrillo se recuperan pero recaudarán este año la mitad que en 2006


Lejos queda 2006, cuando las comunidades autónomas obtuvieron 18.571 millones de euros gracias a los dos impuestos más ligados a la vivienda, Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (AJD). Eran otros tiempos, en los que se registraban casi medio millón de transacciones de vivienda de segunda mano, sujetas a Transmisiones Patrimoniales, y 800.000 en total, que pagan Actos Jurídicos Documentados.

Este año será el primero en diez años que ambos impuestos consigan cumplir su objetivo de recaudación, pero el importe total, 7.898 millones de euros, suponen la mitad de lo que ingresaban en los años del boom inmobiliario. Según los datos de Hacienda, hasta abril, ambos tributos han supuesto 2.317 millones de euros, lo que supone un 13,5% más que el año pasado y casi un 30% de lo presupuestado para todo el ejercicio, lo que indica que se cumplirán los objetivos de recaudación.

Se nota en estas cifras la moderada recuperación del mercado inmobiliario. En los cuatro primeros meses del año, la compraventa de viviendas ha crecido un 15,8% frente al mismo periodo del año pasado, con especial mejoría de la segunda mano (+21,9%), lo que redunda en Transmisiones Patrimoniales. La vivienda nueva no ha cogido aún esta senda alcista y acumula una caída interanual del 3,4%, pero este descenso no afecta a este tributo sino al IVA, el impuesto que paga la vivienda nueva.

En 2008 hubo un desfase de 7.800 millones entre presupuestos y recaudación

A lo largo de esta década de pinchazo del ladrillo, la recaudación de las comunidades autónomas se ha resentido de la crisis inmobiliaria. De hecho, en 2008, el primer ejercicio en el que se mostró el estallido del ladrillo, la recaudación apenas sumó 10.044 millones de euros, 7.800 menos de lo presupuestado.

Aunque 2008 es el ejercicio en el que hubo una brecha mayor, la menor recaudación obtenida correspondió a 2013, cuando las comunidades autónomas apenas ingresaron 5.543 millones de euros, una tercera parte de lo que se conseguía en los años del boom del ladrillo. Desde entonces, ambos impuestos se han recuperado hasta que sea posible que alcancen los 8.000 millones de recaudación en 2016.

La recaudación se recupera años después de subir los impuestos

Esta recuperación de la recaudación se debe no sólo a la mejoría del mercado inmobiliario, sino también a que subieron los tipos en los años de ajustes. Antes de los ajustes, el tipo mayoritario era del 7%, que ahora sólo queda en La Rioja y País Vasco. Canarias, Madrid y Navarra cobran un 6%, mientras que Castilla-La Mancha y Murcia aplican un 8%.

En Andalucía, Aragón, Asturias, Islas Baleares, Cantabria, Castilla y León y Extremadura aplican tarifas con dos o tres tramos con un tipo mínimo del 8%. Los más altos son los que se aplican en Cataluña, Galicia y la Comunidad Valenciana, con un tipo general es del 10%.

Fuente: http://www.eleconomista.es/
 
Vuelos Baratos