8/7/16

El ladrillo británico se tambalea por el Brexit


La cotización de inmobiliarias y del sector financiero cae en la Bolsa de Londres ante el temor al pinchazo de la burbuja londinense

Aviva y M&G se han convertido en la segunda y tercera gestoras en bloquear el acceso a sus fondos inmobiliarios. La primera ha suspendido la negociación de un vehículo de 1.800 millones de libras invertido en propiedades inmobiliarias en Reino Unido, ante el temor a un colapso en el precio de las propiedades en suelo británico tras el Brexit. El lunes, Standard Life dio la voz de alarma al tomar la misma decisión y sembrar el pánico en el mercado.

Por su parte, M&G ha bloqueado un fondo que gestiona alrededor de 4.400 millones de libras en activos ante la oleada de peticiones de reembolso, por lo que ha decidido suspender también su negociación.

Desde el referéndum del 23 de junio en que los británicos votaron por el Brexit (salida de la Unión Europea), las inmobiliarias y las entidades financieras ya habían figurado entre las acciones más castigadas en la Bolsa de Londres, pero este martes la penalización se acentuó, dañando también a las gestoras de fondos ante el temor a que tengan que asumir medidas similares a la de Standard Life en algunos de sus vehículos de inversión. Desde la forma de análisis Jefferies alertan de que la decisión de Standard Life será secundada por otros grandes fondos.

La propia Standard Life cayó más de un 5% en la Bolsa, mientras Aberdeen Asset Management perdió cerca de un 4%. En el sector inmobiliario, Barratt Developments cedió más de un 9%; Land Securities, un 3,6%; Berkeley, más del 6%, y Taylor Wimpey se dejó un 7%, mientras British Land desciende algo más de un 2%.

Entre los bancos, Lloyds bajó cerca de un 4%, y RBS más de un 5%. Como consecuencia de ello, el índice FTSE 250 de la Bolsa de Londres perdió el martes un 2,3%.

A su vez, la libra reanudó su depreciación frente al dólar y el euro ante la expectativa de que la crisis inmobiliaria provoque la huida de inversores extranjeros que están en el sector.

Según Joshua Mahony, de IG Markets, "la drástica medida tomada por Standard Life va a dañar sin duda la confianza de quienes tienen inversiones y muchos van a empezar a preocuparse por el posible comienzo de una ola de ventas de inversiones residenciales".

En una nota, los analistas de Liberum creen que el Brexit generará una caída del 5% en los precios medios inmobiliarios en Reino Unido, pero advierte que el descenso puede ser mayor si el proceso de separación con la UE es largo y difícil.

El sector del ladrillo es clave para la economía británica, tanto por el elevado porcentaje de familias que posee propiedades en el país como por la atracción que estos activos (especialmente en Londres) ha tenido para los compradores internacionales en los últimos años. Según algunos analistas, los precios de casas y oficinas en la capital británica han alcanzado niveles comparables a los de la burbuja previa a la crisis financiera de 2008.

En un comunicado, Standard Life achacó el lunes al referéndum del Brexit su decisión de bloquear el acceso de los inversores a uno de sus fondos inmobiliarios, que tiene 2.900 millones de libras (3.500 millones de euros) colocado en propiedades en Reino Unido.

"Debido a circunstancias excepcionales, Standard Life ha tomado la decisión de suspender la negociación en Standard Life Investments UK Real Estate Fund", aseguró la entidad. "La decisión fue tomada tras un incremento de los requerimientos de devolución como resultado de la incertidumbre para el mercado inmobiliario tras el referéndum sobre la UE.

La suspensión fue necesaria para proteger los intereses de todos los inversores en el fondo y para evitar comprometer la rentabilidad de las inversiones". En principio, el bloqueo del fondo va a durar durante 28 días, y se revisará cada 4 semanas a partir de entonces.

El principal problema de fondos inmobiliarios como el de Standard Life es que ponen el dinero en activos de poca liquidez (propiedades como oficinas, centros comerciales y hoteles), difíciles de vender de manera rápida cuando hay una simultánea petición de sus aportaciones por parte de los inversores.

Algunos especialistas apuntaban ayer a la similitud de este episodio con lo sucedido antes del estallido de la crisis financiera de 2008, cuando algunos fondos de BNP Paribas y Bear Stearns fueron bloqueados. Otros analistas creen que la crisis actual está centrada en el mercado inmobiliario británico, y especialmente el londinense, donde los precios llevan varios años subiendo con fuerza.

Según un informe publicado ayer por la agencia de calificación de deuda Standard & Poors (S&P), "la perspectiva de que Reino Unido deje la UE puede llevar a ventas de propiedades por parte de inversores extranjeros, provocando una caída de los precios".

Según HSBC, "el primer impacto del referéndum ha sido negativo en el mercado inmobiliario, con los precios siendo renegociados y algunos compradores retirando sus ofertas. Londres presenta el mayor riesgo, por su dependencia en los servicios financieros y los lazos de la capital con la UE".

Fuente: http://www.expansion.com/
 
Vuelos Baratos