11/5/16

¿Pensando en alquilar tu casa de veraneo? ¡Cuidado con el inquilino exigente!


Los inquilinos son cada vez más exigentes. Según los datos de Reparalia (www.reparalia.es), los principales problemas que los inquilinos alegan encontrarse en sus alojamientos de verano son la falta de gusto en la decoración general del inmueble (34,5% de los casos), así como la falta de limpieza (30,35%). Pero también es muy frecuente que se encuentren con desperfectos y daños muy molestos o peligrosos en las instalaciones de agua (29,4%), electrodomésticos (27%), mobiliario (18,5%) o suelos (18,5%), así como goteras y humedades en las paredes (16,8%). En el 10,9% de los casos se han encontrado plagas de bichos derivadas de un mal mantenimiento de las instalaciones y en un 8,4% se han producido problemas con la seguridad de las instalaciones.

Según los datos de Reparalia, el estado de las instalaciones es decisivo a la hora de elegir estancia de verano, por encima de la localización del inmueble o, incluso, su precio.

¿Estás pensando en alquilar tu apartamento o casa de verano? Reparalia ofrece cinco consejos básicos para hacer tu casa más atractiva a ojos del veraneante y destacarla de las demás:

1. Mantenimiento de instalaciones: antes de alquilar, debes revisar toda la instalación eléctrica, asegúrate que no existen averías que puedan dejar la vivienda sin luz o generar un cortocircuito. Comprueba también que la caldera está en correcto estado y que tus inquilinos no corren peligro de quedarse sin agua caliente. 

2. Revisa grifos y cisternas: Asegurarse de que ningún grifo o una cisterna gotea es fundamental para ahorrar en tu factura y evitar molestias a tus huéspedes. Además, revisa que las tuberías están en correcto estado para que no se ocasionen atascos durante su estancia.

3. Mima a los electrodomésticos: no hay nada más molesto que llegar a una casa de verano donde, al segundo día, se rompe el microondas. O el horno. O la lavadora. No des por hecho que tus electrodomésticos aguantarán, pásales una revisión. 

4. Repara paredes y humedades: ¿quieres que tus inquilinos tengan la sensación de vivir dentro de una cueva? ¡Evita humedades! te proponemos tapar con masilla las zonas afectadas y cubrirlas con una mano de pintura, la sensación de limpieza y bienestar será mayor, ¡como nuevas!

5. Dale un toque personal: la mala decoración es uno es los principales problemas que los inquilinos veraniegos alegan encontrarse en sus alojamientos. Es importante que la decoración sea original y se aleje de las típicas habitaciones de hotel. Dale tu toque personal y ¡consigue que quieran repetir!

Desde Reparalia recomiendan a los propietarios una revisión periódica de las instalaciones para adecuarlas a las preferencias de los clientes y, de esta forma, evitar cancelaciones o quejas, así como conseguir que los clientes vuelvan a alquilar al año siguiente.

Fuente: http://www.finanzas.com/
 
Vuelos Baratos