6/5/16

La guerra hipotecaria se traslada al tipo fijo


La guerra hipotecaria se ha recrudecido. El campo de batalla se ha ido trasladando al terreno de los créditos a tipo fijo con intereses por debajo del 2 por ciento.
Bankinter ha contraatacado a la oferta de Banc Sabadell al rebajar su hipoteca a tipo fijo a 10 años al 1,75 por ciento. A 15 años el interés se sitúa en el 2 por ciento.

Según datos de la Asociación Hipotecaria Española (AHE), a febrero, más del 40 por ciento de las nuevas hipotecas se contrata a tipo fijo a más de un año a pesar de que el euríbor cotiza en términos negativos (en marzo cerró en el -0,012 por ciento).

Los expertos de HelpMyCash recuerdan: «Estas hipotecas no dependen de ningún índice de referencia, por lo que permiten blindarse ante una posible subida del euríbor, ya que la cuota es exactamente la misma durante toda la vida de la hipoteca. Sin embargo, van destinadas a clientes con un perfil financiero concreto: al tener plazos de amortización mucho menor, las cuotas son más altas, así que solo se las podrían permitir personas con una alta solvencia».

Y, aunque el euríbor se encuentra en mínimos (recordamos que en marzo cerró en el -0,012 por ciento), podría subir a medio plazo. De hecho, Bankia ha advertido a los hipotecados que el indicador que se utiliza para referenciar la mayoría de las hipotecas se podría situar entre el 2 y el 4 por ciento a medio plazo.

Si o no: las razones

Lorena Mullor, gerente de la Asociación Hipotecaria Española (AHE), señala dos motivos por los que la banca ofrece estos intereses en las hipotecas a tipo fijo: «Por un lado el nivel actual de tipos es bajo y no hay señales de que vayan a subir a corto plazo por lo que la banca puede ofrecer estos precios y, por otro, es la forma que tiene la banca de obtener rentabilidad vía captación de clientes, pero no cualquier cliente, se trata de clientes solventes».

Para el hipotecado, Mullor cree que decantarse por un crédito a tipo fijo o variable dependerá de las circunstancias personales de cada uno. Pero resumiendo, «para los que opten a tipo fijo ganan estabilidad en la cuota, mientras que para los segundos se asegurarán cuotas más bajas».
Lo que sí parece y que resalta Mullor es que no se verán diferenciales a niveles de precrisis, ya que la banca antes buscaba rentabilidad vía volúmenes, y ahora, una de las lecciones que ha aprendido a raíz de las crisis es que las operaciones deben ser rentables. En cuanto a la evolución del euríbor, desde la AHE piensan que ya ha tocado suelo y se podría situar en torno al 1 por ciento en 2017.

En ese sentido, desde HelpMyCash reiteran que «las hipotecas son préstamos con una larga vida, por lo que aunque el euríbor cotice ahora en negativo, lo mas probable es que en poco tiempo vuelva a subir. Así que determinar si es mejor una fija o una variable es muy complicado. Lo cierto es que ahora es un buen momento para las hipotecas fijas, ya que aplican intereses nunca vistos en España y pueden servir para blindarse ante una posible subida del euríbor. Para que una fija saliese a cuenta el euríbor tendría que alcanzar una media del 1,7 por ciento, valores a los que perfectamente podría llegar en los próximos años». Opinión que comparte Manuel Gandarias, director del Gabinete de estudios de pisos.com, que destaca que «estamos en el mejor momento para contratar una hipoteca a tipo fijo si estamos pensando en una inversión a largo plazo. Solo si consideraremos invertir a corto o medio plazo merecería la pena una hipoteca a tipo variable».

En cuanto a la vinculación, desde el comparador de productos financieros especifican que no hay diferencia entre una hipoteca a tipo fijo y otra a tipo variable.

Fuente: http://www.finanzas.com/
 
Vuelos Baratos